Climate apartheid’: La ONU advierte que los ricos pueden comprar su salida de la crisis ambiental mientras los pobres la sufren

Las comunidades ricas podrán comprar su salida de la crisis climática mientras los más pobres son los que más sufren, según un informe de la ONU.

Incluso en el escenario poco realista del “mejor de los casos” de 1,5C de calentamiento para 2100, muchos millones de personas tendrán que elegir entre la inanición y la migración, advirtió Philip Alston, Relator Especial de la ONU sobre la pobreza extrema y los derechos humanos.

Predijo una división entre aquellos capaces de mitigar los peores efectos del calentamiento del planeta y aquellos que no tienen medios para evitarlo, llamándolo “apartheid climático”.

Y dijo que las consecuencias del rápido calentamiento del clima tendrían graves consecuencias para los derechos humanos y la democracia.

“Lo que antes se consideraba un calentamiento catastrófico ahora parece el mejor de los casos”, dijo el Sr. Alston.

“Si bien las personas en situación de pobreza son responsables de sólo una fracción de las emisiones mundiales, serán las más afectadas por el cambio climático y tendrán la menor capacidad para protegerse a sí mismas.

“Nos arriesgamos a un escenario de’apartheid climático’ en el que los ricos pagan para escapar del sobrecalentamiento, el hambre y los conflictos mientras el resto del mundo sufre.

“El cambio climático es, entre otras cosas, un ataque desmedido a los pobres.”

El informe clave 1.5C sobre el clima podría ser eliminado de las conversaciones de la ONU

Citó a los neoyorquinos vulnerables que quedaron varados sin electricidad ni atención sanitaria cuando el huracán Sandy azotó en 2012, mientras que “la sede de Goldman Sachs estaba protegida por decenas de miles de sacos de arena propios y la electricidad de su generador”.

La mitad más pobre de la población mundial -3.500 millones de personas- es responsable de sólo el 10% de las emisiones de carbono, mientras que el 10% más rico es responsable de aproximadamente la mitad de los gases de efecto invernadero.

Y una persona en el 1 por ciento más rico usa 175 veces más carbono que una en el 10 por ciento más pobre, según un informe de Oxfam de 2015.

Ha habido algunos acontecimientos positivos, con la caída de los precios de las energías renovables, la pérdida de competitividad del carbón, la disminución de las emisiones en 49 países y la reducción de 7.000 ciudades, 245 regiones y 6.000 empresas que se comprometen a mitigar los efectos del cambio climático.
Donald Trump en su discusión con el Príncipe Carlos sobre el cambio climático, y si cree en él.

Sin embargo, a pesar de poner fin a su dependencia del carbón, China -el mayor contaminador del mundo- sigue exportando centrales eléctricas de carbón y no está consiguiendo reducir sus propias emisiones de metano.

Mientras tanto, el brasileño Jair Bolsonaro planea abrir la selva amazónica para la minería, poner fin a la demarcación de las tierras indígenas y debilitar la protección ambiental.

Donald Trump ha culpado a otras naciones de la crisis a pesar de que Estados Unidos es el segundo mayor contaminador del mundo.

“China, India, Rusia, muchas otras naciones, no tienen muy buen aire, no tienen muy buena agua, y la sensación de contaminación. Si uno va a ciertas ciudades…. ni siquiera puede respirar, y ahora que el aire está subiendo… Ellos no asumen la responsabilidad”, dijo en una entrevista a principios de junio.

El Sr. Alston también criticó las medidas “manifiestamente insuficientes” adoptadas por los organismos de derechos humanos de la ONU para hacer frente a la crisis climática, afirmando que los progresos “graduales” eran “totalmente desproporcionados en relación con la urgencia y la magnitud de la amenaza”.

“Marcar las casillas no salvará a la humanidad ni al planeta de un desastre inminente”, concluyó.

 

Secured By miniOrange