Científicos viajan a China para crear embriones de monos humanos

Una colaboración internacional afirma haber creado embriones híbridos de monos humanos en China. De manera inquietante, la investigación podría dar como resultado monos capaces de producir órganos humanos para trasplantes, lo que daría lugar a una serie de preocupaciones éticas.

Una investigadora involucrada en el experimento, la bióloga Estrella Núñez de la Universidad Católica de Murcia (UCAM), confirmó el logro al sitio de noticias español El País. El proyecto está dirigido por Juan Carlos Izpisúa Belmonte, que dirige un laboratorio en el Salk Institute de Estados Unidos.

Se conocen pocos detalles, pero el experimento, en el que los investigadores crearon embriones quiméricos o híbridos de monos humanos utilizando células madre humanas, es “un paso importante hacia el objetivo final de[Izpisúa Belmonte] de convertir animales de otras especies en fábricas de órganos para trasplantes”, informa El País. Todos los embriones hibridados fueron destruidos después de 14 días, y no se produjo ningún mono durante el experimento.

Lamentablemente, Núñez filtró estos detalles a El País antes de la publicación de un estudio formal. Dicho esto, calificó los resultados como “muy prometedores”, y dijo que el documento está pendiente de revisión por pares en una “prestigiosa revista científica internacional”, informó El País.
Vista previa del artículo en miniatura
Las quimeras de cerdos humanos sugieren un largo camino hacia la agricultura orgánica

Varias docenas de embriones se sentaron en un laboratorio que parecía salido de un cerdo de película de David Lynch, parte….
Leer más

Anteriormente, Izpisúa Belmonte trató de cultivar embriones de cerdo utilizando células madre humanas, pero estas células no lograron afianzarse lo suficiente después de que los fetos de cerdo hibridados fueron implantados en las cerdas. El propósito de este experimento era probar la viabilidad de utilizar cerdos para cultivar órganos humanos para trasplantes. Los defectos de este experimento, sin embargo, pueden haber llevado a Izpisúa Belmonte a sus supuestos experimentos con monos y, en consecuencia, a un laboratorio no revelado en China.

De hecho, la razón por la que los experimentos se llevaron a cabo en China, y no en España o en los Estados Unidos, sigue siendo una cuestión pendiente, pero puede que tenga que ver con las laxas leyes chinas que implican la investigación transgénica. En los Estados Unidos, por ejemplo, los fondos federales no pueden utilizarse para crear quimeras humano-animales, es decir, organismos en los que se hayan combinado características humanas y animales. Como informamos a principios de esta semana, Japón se convirtió en el primer país en aprobar la creación de embriones animales con células humanas y luego llevarlos a término. El trabajo con quimeras humano-animales fue sancionado en España hace dos años, pero los investigadores de la UCAM fueron a China por falta de infraestructura adecuada en España, dijo Núñez a El País.

Así es como los investigadores crearon los embriones quiméricos de mono humano, según informó El País: En primer lugar, los investigadores crearon embriones de mono genéticamente modificados en los que los genes responsables de la formación normal de los órganos estaban desactivados. Luego se inyectaron células madre de embriones humanos en estos embriones de monos. Las células madre son especiales en el sentido de que son capaces de convertirse prácticamente en cualquier otro tipo de célula del cuerpo. En este caso, los investigadores esperaban ver que las células madre humanas tomaran el control en términos del desarrollo de los órganos del mono. Como se ha señalado, los embriones fueron aparentemente destruidos después de 14 días de acuerdo con las directrices experimentales estándar.

El supuesto objetivo de esta investigación es lograr que los monos bioingenieros sean capaces de producir órganos, como riñones o hígados, compuestos de células humanas, que luego podrían ser cosechados y utilizados para trasplantes. Las quimeras de monos humanos con órganos humanos también podrían utilizarse en estudios para probar la efectividad y seguridad de nuevos fármacos u otras intervenciones médicas. O como dijo el investigador veterinario de la Universidad de California, Pablo Ross, de Davis, a MIT Technology Review, los embriones de mono hibridados podrían ser utilizados para explorar “cuestiones de distancia evolutiva y barreras entre especies”.

Investigaciones no relacionadas con los monos han dado como resultado monos “humanizados” con autismo, y monos clonados diseñados para tener predisposiciones a la ansiedad, depresión e incluso comportamientos similares a la esquizofrenia. Los monos son considerados modelos experimentales ideales debido a su similitud con los humanos, tanto física como cognitivamente, y porque la investigación sobre los simios se está eliminando progresivamente. Desafortunadamente, sin embargo, las similitudes deseadas compartidas entre los humanos y otros primates plantean importantes cuestiones éticas con respecto al sufrimiento de los animales.

En una entrevista con Gizmodo, el bioético Arthur Caplan de NYU Langone Health expresó su preocupación por la investigación reportada en El País.

La mezcla de rasgos humanos y animales desencadena el cansancio ético, especialmente en Estados Unidos, dijo, y la gente “se asusta si se hace que un primate sea demasiado humano, ya sea en el cerebro o en su apariencia física”. Caplan dijo que no estaremos listos para este tipo de investigación hasta que se establezcan acuerdos internacionales que aborden protocolos y propósitos. Hasta entonces, trabajar en quimeras humano-animales “es prematuro”, dijo.

Además, el uso propuesto de monos para producir órganos humanos no tenía mucho sentido para Caplan, ya que los órganos de los monos “son demasiado pequeños, excepto quizás para los niños”, dijo. “Por eso fuimos a los cerdos en primer lugar.”

 

Autor: Guiaempresaxxi