Crisis en Argentina y Venezuela: Esta vez es diferente.

Argentina está en un precipicio, Venezuela tiene una crisis humanitaria y Brasil está saliendo de la peor recesión de su historia, hasta ahora. Sin embargo, algunos países han mostrado un camino hacia el crecimiento sostenible y otros están ahora agarrando la oreja de la reforma. ¿Ha terminado por fin la era del boom y el fracaso?

“Hay que recordar que el clima general era muy optimista en la década de 1990, se había producido la caída del Muro de Berlín… El libro de Francis Fukuyama `El fin de la historia’ predijo que la mayoría de los países convergerían hacia economías de mercado democráticas. Este clima ayudó a convencer a muchos líderes latinoamericanos de que tenían que comprometerse con las reformas del consenso de Washington”, dice Domingo Cavallo, ministro de finanzas reformista de Argentina entre febrero de 1991 y agosto de 1996.

La historia de crisis de América Latina en la década de 1990 y principios de la década de 2000 demostró que una perspectiva tan positiva estaba fuera de lugar. Hoy en día existe un optimismo similar sobre la resistencia financiera de América Latina. El continente, que ha experimentado un auge y una caída sin precedentes, se ha mantenido notablemente estable.

La región dejó de lado la crisis económica de 2008, que sumió a muchas otras partes del mundo en la parálisis financiera. América Latina, que antes se había visto afectada por todos los choques contagiosos, ya sea desde dentro de la región (la crisis del tequila de 1994) o desde fuera (desde Rusia o Asia), ahora se ha librado de una de las mayores crisis financieras. El crecimiento repuntó. Luego llegó el final del auge de los productos básicos. El crecimiento se ralentizó, pero no se detuvo. Luego vino el berrinche: Las monedas latinoamericanas, al igual que otras de los mercados emergentes, se desplomaron, pero los regímenes monetarios de flotación libre se impusieron a la ola sin que el crecimiento del PIB cayera en terreno negativo. Luego vino el acontecimiento real: las subidas de los tipos de interés en los EE.UU. y el fin de la expansión cuantitativa. Incluso aquellos países que tuvieron recesiones -Brasil tuvo la contracción económica más larga y profunda de su historia- pasaron la prueba.

No hubo crisis bancaria ni financiera. Los bancos continuaron incrementando sus beneficios, y no se preocuparon por absorber las pérdidas. El soberano perdió su calificación de grado de inversión, pero la inversión extranjera directa financió con creces la (menguante) cuenta corriente. “No hemos sufrido una crisis bancaria en Brasil durante más de 20 años, a pesar de que ha habido muchas crisis bancarias de EM durante ese tiempo, como en Rusia y Asia”, dice Roberto Setubal, copresidente de la junta directiva de Itaú Unibanco. “No muchos países podrían ver su PIB caer un 7% en dos años y aún así tener un sistema bancario sólido.”

Existen incluso expectativas cada vez más optimistas sobre las perennes excepciones latinoamericanas que “prueban la regla”: Venezuela y Argentina. Pero si dejamos a esos dos países fuera de la hipótesis de la resiliencia, ¿está esta creciente confianza menos equivocada que la de Fukuyama? La respuesta de la región a 2008 fue un hito. Si bien los sistemas financieros de los mercados desarrollados permanecieron congelados, las economías de América Latina y los mercados de capital nacionales se recuperaron con vigor.

La demanda china significó que esos ingresos por productos básicos continuaron. Los sistemas bancarios de toda la región eran fuertes, bien capitalizados y sin riesgos, por lo que se mantuvieron aislados de las turbulencias que arruinaron a otros. “La región sufrió un pico en 2009 cuando los precios de las materias primas cayeron, pero se recuperaron en el corto plazo”, señala Felipe Larraín, ministro de Hacienda de Chile. El país ha sido el modelo a seguir para los países de la Alianza del Pacífico y ha acumulado reservas, fondos soberanos de inversión y sólidos fundamentos durante los buenos años que le han permitido -y sus seguidores- responder bien a la crisis. “Algunos de los países -en particular los países de la Alianza del Pacífico como México, Chile, Perú y Colombia- habían aprendido de sus crisis anteriores, y en este siglo han tenido políticas mucho mejores”, afirma Julio Velarde, presidente del Banco Central del Perú desde septiembre de 2006. “Específicamente, políticas macroeconómicas sostenibles y tipos de cambio flexibles que actúan como amortiguadores.

Estos países también están preocupados por el rendimiento de sus bonos, por lo que han sido más responsables en términos fiscales, y en la política monetaria la mayoría se han convertido en objetivos de inflación”. Además, muy sencillamente, en 2008 hubo menos deuda en la región.

 

“En primer lugar,[los países latinoamericanos] no estaban sobreendeudados”, dice Juan Carlos Echeverry, quien fue ministro de Hacienda de Colombia entre agosto de 2010 y septiembre de 2012. “En segundo lugar, si había deuda, era en moneda local, por lo que el tipo de cambio no mató a las empresas y a los gobiernos.

También se han acumulado las reservas internacionales de los países, por lo que el ataque a las monedas no es tan grande. Y en ese momento había algunos países que ya tenían tipos de cambio flotantes. “Y, por supuesto, China”, continúa Echeverry. “La economía china siguió creciendo y el precio de las materias primas aumentó en 2009 y 2010 y 2011. Por lo tanto, teníamos razones internas, pero también el hecho de que un mundo bipolar, en el que China era la estrella en ascenso en la economía mundial y era un gran vacío de demanda de materias primas para América Latina, ayudó a la región a capear mucho mejor esta crisis”.

Echeverry también dice que la calidad de la formulación de políticas mejoró en toda América Latina y que la mayoría de los bancos centrales son ahora administrados por personas muy competentes. “La América Latina de este siglo es muy diferente a la del siglo pasado, y hay que reconocer el mérito de muchas de las personas que lo hicieron posible”, dice. Pedro Pablo Kuczynski, un financiero de Nueva York durante estos años, que más tarde sería presidente de Perú, está de acuerdo: “El consenso de Washington significó que los países latinoamericanos no habían pedido tanto dinero prestado y, en segundo lugar, las memorias de impago de la deuda seguían siendo relativamente recientes. Los bancos no querían prestarles tanto.

“Y el enfoque de las agencias de calificación crediticia en el riesgo de tipo de cambio había llevado a que se pusiera muy de moda prestar a nivel nacional, en monedas locales”. La falta de disciplina fiscal en países como Brasil y Argentina está relacionada con gobiernos populistas que están en el poder cuando hay términos de intercambio muy favorables para el país -Domingo Cavallo, Argentina Por primera vez en el consenso de Washington, muchas de las economías -Perú, México y Colombia- adoptaron tipos de cambio flotantes que manejaron la presión de la caída de la demanda. Los gobiernos y sus sectores privados tenían la mayor parte de su deuda pendiente en moneda nacional; por lo tanto, no hubo una serie de impagos.

Los sistemas bancarios registraron un cierto repunte de los préstamos en mora y las agencias de calificación crediticia elaboraron informes bastante áridos que apuntaban a una calidad crediticia ligeramente inferior y a un aumento de las provisiones. No hubo crisis. “La razón principal por la que América Latina pudo sobrevivir de esa manera[en 2008] fue porque el entorno macroeconómico en los países latinoamericanos era muy bueno”, dice Luis Enrique García, presidente ejecutivo del banco de desarrollo latinoamericano CAF. “La mayoría de los países tenían déficits públicos bajos y, en el lado externo, el nivel de reservas internacionales era alto en comparación con el pasado y no había un problema de deuda como el que tuvimos en el pasado. “El hecho es que ahora estamos teniendo tasas de crecimiento más bajas, así que el gran desafío es cómo restaurar tasas de crecimiento razonables, por encima del 4% o 5%. Y al mismo tiempo, eso no sólo tiene que ser crecimiento debido al aumento de los mercados externos en términos del precio de las materias primas y de la demanda de China.

Pero para realmente pasar a una ventaja competitiva, las preguntas son: ¿cómo mejorar la tecnología? ¿Cómo es que tiene niveles más altos de productividad? ¿Cómo invierte en áreas que son críticas, como la educación y las instituciones? ¿Y cómo se atrae la inversión directa precisamente para avanzar en esa dirección?”

Se espera que la firme respuesta de la región a 2008 se repita en el difícil entorno económico actual. Velarde dice de la economía peruana: “Suena presuntuoso decir que no vamos a ser afectados, pero el impacto no va a ser tan fuerte[como en el pasado los aumentos de los tipos de interés en EE.UU.], porque la Reserva Federal ha mejorado la comunicación, y hemos estado creciendo durante 20 años sin recesión”. Cavallo sostiene que la base de muchas de estas reformas, el llamado consenso de Washington, era en realidad un “consenso latinoamericano”.

En su libro “Las reformas económicas argentinas de los años noventa en perspectiva contemporánea e histórica”, argumenta que difieren del “llamado consenso de Washington”, que no se originó en Washington, sino en los centros políticos y económicos de los países que sufrieron la estanflación y la hiperinflación. Tal vez de manera más reveladora, como señala a Euromoney en su oficina de Buenos Aires, ese consenso se rompió fácilmente. “Primero la crisis mexicana, luego la de Venezuela y luego la de Argentina en 2001 y 2002 desanimaron a muchos reformistas”, dice. “Algunos países continuaron haciendo las reformas, pero otros empezaron a retroceder.” Sostiene que la década del auge de los productos básicos vendría a ayudar a todos los países a crecer, pero los que habían abandonado el programa de reformas perdieron terreno y, lo que es crucial, tiempo, lo que plantea un riesgo real para el renacimiento de la crisis financiera en el futuro.

Toda esta charla sobre la resiliencia se basa incuestionablemente en el acuerdo de que la crisis que está asolando a Venezuela se sitúa fuera de esta discusión, aunque hay muchos que son optimistas sobre la velocidad

 

Carga de la deuda

Si bien el sistema bancario de Brasil es sólido, las finanzas del país no lo son. La carga de la deuda del gobierno aumentó rápidamente en la última década – y particularmente en la segunda administración de Dilma Rousseff. El ratio deuda/PIB del país es ahora del 77%. Y aunque el déficit fiscal se ha ido reduciendo, sigue siendo deficitario. El economista brasileño de Goldman Sach, Alberto Ramos, espera que el nivel de deuda del país supere el nivel “inquietante” del 80% del PIB antes de estabilizarse.

Esto deja al panorama fiscal y a la economía en general vulnerable a choques internos y externos adversos”, dice, añadiendo que “al final del proceso de consolidación fiscal estimamos que Brasil necesita terminar con un superávit primario de entre el 3% y el 3,5% del PIB”.

Este sería el nivel de superávit primario que colocaría a la deuda pública bruta en una clara trayectoria descendente, algo que se requiere para que Brasil reconstruya las reservas fiscales y recupere espacio para utilizar la política fiscal de manera anticíclica, siempre que sea necesario y apropiado”. Hay poca expectativa de reformas que conduzcan a un superávit fiscal tan grande en un futuro cercano, por lo que la situación sigue siendo precaria.

En última instancia, todas las crisis son crisis de deuda. La crisis de los PMA de los años ochenta es el ejemplo más famoso de la región. “Todos los petrodólares de la década de 1970 se reciclaban a través de los bancos, y a los bancos les decían básicamente los gobiernos de Estados Unidos y de otros países del G7 que otorgaran préstamos a los mercados emergentes”, dice Bill Rhodes, quien se convirtió en una de las figuras centrales de la crisis de la deuda de América Latina en la década de 1980 y que presidió la mayoría de los comités de reestructuración bancaria mientras trabajaba para Citibank. “Por supuesto, lo que obtuviste fue un montón de sobreendeudamiento por parte de los países y sobreendeudamiento por parte de los bancos que contribuyeron a esta tremenda espiral inflacionaria, particularmente en los Estados Unidos.

Cuando las tasas de interés subieron, golpeó a todos los países que habían pedido préstamos”. Según el Instituto de Estudios Latinoamericanos, entre 1975 y 1982 la deuda latinoamericana con los bancos comerciales aumentó a una tasa acumulada del 20,4%. Este nivel de expansión llevó a América Latina a cuadruplicar su deuda externa de 75.000 millones de dólares a más de 315.000 millones de dólares en 1983, lo que equivale al 50% del PIB de la región. Esa acumulación era, por supuesto, insostenible. Pero entonces Paul Volcker, como presidente de la Reserva Federal de los EE.UU., elevó las tasas de interés de los EE.UU. para combatir la inflación doméstica – casi duplicando la tasa de interés de los EE.UU. al 20% en marzo de 1980. El servicio de la deuda de la región se disparó, alcanzando los 66.000 millones de dólares en 1982, frente a los 12.000 millones de 1975. Los bancos comerciales cerraron los grifos y en 1982 México fue el primer dominó en caer.

México fue el primero porque los grandes descubrimientos de petróleo en la década de 1970 aumentaron la capacidad de México para obtener préstamos, por lo que sus problemas para pagar su deuda fueron más pronunciados que en otros países latinoamericanos. “México fue el que voló la tapa”, dice Rhodes. “No pudo pagar su deuda, pero el contagio se extendió por toda América Latina, así como por partes de Asia, Europa del Este y África”. Echeverry dice: “El choque de Volcker fue la chispa, pero usted tenía todos los explosivos colocados en toda América Latina como países sobreprestados en eurodólares porque había un auge de las materias primas y el petróleo. México estaba invirtiendo demasiado en infraestructura, Brasil también, y Argentina también. Eran los rugientes años 70. Volcker era la chispa, pero necesitabas las dos: la chispa y los niveles explosivos de deuda”. Límite fiscal ¿Podría Brasil dirigirse a tales niveles de deuda insostenible?

Setubal señala el techo fiscal que el anterior gobierno de Michel Temer trajo como una razón para confiar en que se evitará una crisis fiscal y de deuda. “Meirelles[el anterior ministro de Finanzas Henrique] hizo algo importante cuando introdujo el tope de gasto del gobierno”, dice. “Eso es básicamente liderar todo. La constitución del país dice que el gobierno federal no puede aumentar el gasto por encima de la inflación. Eso es un cambio enorme, y sería más difícil cambiar ese techo constitucional que hacer una reforma de las pensiones. Eso crea presión legal para hacer la reforma de las pensiones y para las privatizaciones”.

Es cierto que el gobierno de Jair Bolsonaro tendrá que ser disciplinado para cumplir con este tope de gasto en el corto plazo. Si bien el cumplimiento en 2019 parece sencillo, la camisa de fuerza que impone al gobierno en los próximos años exigirá el éxito en la reforma de las pensiones y del salario mínimo, así como nuevos recortes al gasto discrecional tan pronto como en 2020. También limitará la capacidad del gobierno para invertir en áreas que necesitan capital, como infraestructura, salud, educación, alcantarillado – la lista es enorme.

El objetivo de Guedes es un programa de privatizaciones al estilo de Cavallo. Pero no está nada claro que la coalición en el gobierno tenga el apetito de vender al por mayor los activos del Estado. Probablemente requeriría una reducción del empleo público tanto a nivel federal como estatal. Y también presupone que el desarrollo del estado

 

 

Autor: Spiderweb